Modelo de acuerdo de confidencialidad NDA

Acuerdo de confidencialidad o NDA | Modelo y Consejos útiles

Contenido

Modelo de Acuerdo de Confidencialidad para descargar y editable

Puedes descargar este modelo sencillo de acuerdo de confidencialidad que te servirá de base para la redacción definitiva. No temas escribir nuevas cláusulas. Todo se permite siempre que algún punto establecido vaya en contra de la Ley.

Qué es un acuerdo de confidencialidad y no divulgación de información y para qué sirve

Un acuerdo de confidencialidad es un documentado firmado entre dos partes que garantiza y protege la no divulgación de información en los términos en que se haya pactado.

El objetivo principal de un acuerdo de confidencialidad es proteger la información de carácter sensible y confidencial que se comparte entre dos o más partes. Este acuerdo tiene varias utilidades:

  1. Protección de secretos comerciales: Permite que empresas y organizaciones mantengan en secreto elementos clave de su modelo de negocio o producción, tales como fórmulas, estrategias de mercado, técnicas de producción, entre otros.
  2. Resguardo de la propiedad intelectual: Protege el derecho del creador de un producto, servicio o idea, evitando que dicha información sea usada de manera inadecuada o sin consentimiento.
  3. Seguridad durante negociaciones de alto nivel: Durante reuniones de negocios o negociaciones de alto nivel, se pueden compartir datos y estrategias confidenciales que necesitan estar protegidos para mantener la integridad y competitividad de las empresas involucradas.
  4. Evita la divulgación de información privada: Se protege la información personal o privada de empleados, clientes o usuarios, evitando la divulgación no autorizada de estos datos.

En resumen, un acuerdo de confidencialidad sirve para salvaguardar la información secreta o el know-how de un individuo o empresa, manteniendo la ventaja competitiva y la privacidad.

Qué se puede incluir en un acuerdo de confidencialidad

Un acuerdo de confidencialidad puede ser personalizado según las necesidades de las partes involucradas. Aquí algunos elementos clave que a menudo se incluyen en un acuerdo de confidencialidad:

  1. Definición de la información confidencial: Debería especificar exactamente qué información se considera confidencial.
  2. Obligaciones de las partes: Declaración de las responsabilidades de la parte que recibe la información en términos de protección de la misma.
  3. Exclusiones de información confidencial: Deberían definirse las excepciones a la confidencialidad, como información que ya es pública.
  4. Duración del acuerdo: Especificar por cuánto tiempo la información debe mantenerse en secreto.
  5. Consecuencias de la ruptura del acuerdo: Debe incluir las ramificaciones legales y/o financieras si el acuerdo de confidencialidad se rompe.
  6. Jurisdicción o ley aplicable: Este punto específica qué leyes y qué jurisdicción aplicarán en caso de conflicto.
  7. Firmas de las partes involucradas: Para que sea legalmente vinculante, todas las partes involucradas deben firmar el acuerdo.

IMPORTANTE: Cada acuerdo de confidencialidad es único y puede contener otros términos y condiciones según las necesidades y preferencias de las partes involucradas. La flexibilidad a la hora de determinar las cláusulas es total, siempre y cuando se ajusten a la legalidad vigente.

Con quién se puede pactar un acuerdo de confidencialidad o NDA

Los acuerdos de confidencialidad más comunes se hacen entre empresas o entre profesionales, pero también pueden ser muy útiles entre empresa y trabajador, y entre particulares. A continuación se exponen ejemplos de situaciones donde el NDA puede ser idóneo.

Acuerdo de confidencialidad entre empresas

Un acuerdo de confidencialidad entre empresas es a menudo esencial para proteger la información confidencial, los datos comerciales, las estrategias corporativas y otros secretos comerciales. Aquí hay algunos ejemplos de situaciones en las que se requeriría:

  • Colaboración o asociación estratégica: Si dos o más empresas deciden colaborar en un proyecto o formar una asociación estratégica, cada una debe proteger su propia información confidencial mientras permite un cierto grado de intercambio de información para el beneficio mutuo.
  • Adquisiciones o fusiones: Durante el proceso de adquisición o fusión, las empresas suelen compartir información importante y confidencial. Un acuerdo de confidencialidad es esencial en este proceso para proteger los datos, las finanzas y la propiedad intelectual de ambas partes.
  • Proyectos de subcontratación: Cuando una empresa decide subcontratar un proyecto a otra empresa, es probable que tenga que compartir información delicada. Un acuerdo de confidencialidad asegura que esta información no será mal utilizada o revelada.
  • Evaluación de productos o servicios: Si una empresa está considerando comprar productos o servicios de otra empresa, puede necesitar información detallada sobre los mismos, que podría ser de naturaleza confidencial.
  • Licitaciones de contratos: Durante un proceso de licitación, las empresas pueden necesitar compartir información confidencial sobre sus recursos, procesos y estrategias. Un acuerdo de confidencialidad asegura que esta información no sea utilizada de manera indebida o filtrada a competidores.

Estos son solo algunos ejemplos; hay muchas otras situaciones en las que un acuerdo de confidencialidad puede ser útil para garantizar que la información confidencial se maneje de manera apropiada y segura.

Acuerdo de confidencialidad entre empresa y trabajador

Un acuerdo de confidencialidad puede ser necesario en una relación laboral para proteger información confidencial y secretos comerciales del negocio. Aquí hay algunos ejemplos de situaciones en las que se podría requerir:

  • Protección de secretos comerciales: Cuando un empleado tiene acceso a información que es un secreto comercial para la empresa (por ejemplo, una fórmula de producto o un plan de estrategia comercial), un acuerdo de confidencialidad puede ayudar a prevenir que esa información se comparta con competidores o se utilice para beneficio personal.
  • Protección de datos de clientes: Los empleados que manejan información de clientes, como su información financiera o personal, requieren un acuerdo de confidencialidad para garantizar que estos datos se manejen de forma segura y no sean divulgados inapropiadamente.
  • Durante el desarrollo de nuevos productos o servicios: Cuando la empresa está desarrollando un nuevo producto o servicio, es crucial mantener el proceso y la información confidenciales para mantener una ventaja competitiva. Los empleados involucrados en este desarrollo a menudo firman acuerdos de
    confidencialidad.
  • Relaciones con proveedores y socios de negocio: En algunas situaciones, los empleados pueden tener acceso a información confidencial provista por socios o proveedores comerciales. Para proteger estas relaciones y mantener la confidencialidad de la información, se puede requerir un acuerdo de
    confidencialidad.
  • Tras despido o terminación de un contrato: Al dejar una empresa, un empleado puede ser requerido a firmar un acuerdo de confidencialidad que estipule no compartir la información obtenida durante su periodo laboral.

Estos son solo algunos ejemplos; hay muchas otras situaciones en las que un acuerdo de confidencialidad puede ser esencial en el lugar de trabajo.

Acuerdo de confidencialidad entre particulares

Aunque los acuerdos de confidencialidad son comunes en los negocios, también puede haber casos donde sean necesarios entre particulares. Aquí están algunos ejemplos donde se puede requerir uno:

  • Venta de Propiedad Privada: Cuando se vende una propiedad, se puede requerir un acuerdo de confidencialidad para proteger la información personal de ambas partes, como información financiera y detalles del contrato.
  • Asistencia Personal: Las celebridades a menudo requieren que sus empleados firmen acuerdos de confidencialidad para proteger su privacidad y prevenir la divulgación de información personal.
  • Acuerdos de Matrimonio o Divorcio: En ocasiones, las parejas pueden optar por firmar un acuerdo de confidencialidad durante el proceso de divorcio para proteger los detalles financieros y la información personal.
  • Tutoría y Asesoramiento: Un profesional independiente, como un coach de vida o un asesor financiero puede requerir que sus clientes firmen un acuerdo de confidencialidad para proteger las estrategias y técnicas enseñadas.
  • Acuerdo con Niñeras o Cuidadores: Algunas familias pueden pedirle a una niñera o a un cuidador que firme un acuerdo de confidencialidad para proteger la privacidad familiar.
  • Arrendamiento de Propiedad: Durante el proceso de arrendamiento, los propietarios pueden pedir a los inquilinos que firmen un acuerdo de confidencialidad para proteger los detalles del acuerdo de alquiler.

Estos son solo ejemplos; los acuerdos de confidencialidad pueden ser útiles en cualquier situación donde la privacidad y la seguridad de la información son importantes.

Consejos para redactar un Acuerdo de confidencialidad o DNA

Considera todos estos consejos, y recuerda que cada situación es única y puede requerir consideraciones específicas.

  • Ser claro y conciso: La claridad es la clave para evitar confusiones. No uses jerga legal innecesaria y asegúrate de que todas las partes puedan entender el acuerdo. Las ambigüedades pueden traer muchos problemas.
  • Definir claramente qué consideras "confidencial": El acuerdo debe detallar claramente qué tipo de información está siendo protegida. Esto puede incluir datos personales, información financiera, ideas de productos, secretos comerciales, etc.
  • Establecer responsabilidades claras: El acuerdo debe especificar qué se espera de la parte que recibe la información confidencial. Esto puede incluir el acuerdo de no compartir la información, no usarla para su propio beneficio, etc.
  • Incluir una cláusula de duración: Debe establecerse el tiempo durante el cual la información debe mantenerse confidencial.
  • Incluir las consecuencias de un incumplimiento: El acuerdo debería especificar las penas por incumplimiento, ya sea una sanción económica o legal.
  • Indicar la jurisdicción aplicable: En caso de conflicto, es importante establecer cuál será la jurisdicción y ley aplicable.
  • Pedir consejo legal: Si bien puedes redactar un acuerdo de confidencialidad por tu cuenta, siempre es recomendable obtener asesoramiento legal para asegurarte de que todas las bases están cubiertas y que el acuerdo es jurídicamente sólido.
  • Revisar el acuerdo con la otra parte: Antes de finalizar y firmar el documento, asegúrate de que todas las partes involucradas comprenden y están de acuerdo con los términos y condiciones.
  • La firma debe estar incluida en todas las páginas del documento: de este modo se evitarán malentendidos y oportunismos por alguna de las partes.
Subir