Impuestos de los autónomos en España - Fiscalidad

Impuestos de los autónomos en España | Fiscalidad

Contenido

Qué impuestos pagan los autónomos en España

Los impuestos principales de la mayoría de autónomos son el IVA y el IRPF, y si tienen una sociedad, el impuesto sobre sociedades. Además hay otros impuestos que solo habrá que enfrentar según qué circunstancias.

Impuesto sobre el valor añadido (IVA)

El IVA es un impuesto indirecto que los autónomos deben cobrar a sus clientes y pagar al gobierno, descontando el IVA que se les ha cobrado a ellos. Los autónomos deben presentar la declaración trimestral de IVA mediante el modelo 303.

Impuesto sobre la renta de personas físicas (IRPF)

Este es un impuesto personal, progresivo y directo que grava la renta obtenida en un año natural por las personas físicas residentes en España. Los autónomos deben hacer pagos fraccionados del IRPF a través del modelo 130 o 131, dependiendo de si su actividad económica se clasifica bajo el método de
estimación directa o objetiva, respectivamente.

Impuesto de Sociedades (IS)

Este impuesto solo se aplica si el autónomo ha constituido una sociedad. Grava las ganancias de la sociedad y se presenta anualmente mediante el modelo 200.

Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE)

Este impuesto grava la actividad económica de las empresas y profesionales, aunque los autónomos suelen estar exentos salvo que facturen más de 1 millón de euros al año.

Otros impuestos según la actividad

Sí, aparte de los impuestos básicos (IRPF, IVA, IAE e IS), hay una serie de impuestos y obligaciones fiscales que un autónomo puede tener que pagar según sus circunstancias. Entre estos destacan:

Retenciones e Ingresos a Cuenta

En algunos casos, los autónomos están obligados a practicar retenciones e ingresarlas a Hacienda, que más tarde se descuentan de los impuestos a pagar. Esto se aplica, por ejemplo, cuando un autónomo profesional (abogado, traductor, etc.) emite una factura a una empresa.

Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)

Si el autónomo es propietario de bienes inmuebles que utiliza para su actividad económica - como una oficina, tienda o almacén - debe pagar el IBI.

Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica

Si el autónomo utiliza un vehículo para su actividad económica, deberá pagar este impuesto que se gestiona a través del Ayuntamiento correspondiente.

Impuesto especial sobre los envases de plástico no reutilizables

Este impuesto nace en 2023 y grava una tipo impositivo de 0,45 euros por cada kilo de plástico no reutilizable, aunque muchos autónomos no se verán afectados por esta tasa.

Impuesto sobre el Patrimonio

Aplica a los autónomos que poseen un patrimonio neto superior a los 700.000 euros en determinadas comunidades autónomas.

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD)

Podrá aplicarse si el autónomo realiza determinadas acciones relacionadas con la compra de bienes o establecimiento de sociedades.

Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones

Cobrado bajo determinadas circunstancias, por ejemplo, si el autónomo hereda un negocio.

Qué modelos de impuestos deben presentar los autónomos

Los autónomos, en función de su actividad, están obligados a presentar una serie de modelos tributarios a la Agencia Tributaria en diferentes períodos del año. Los siguientes son algunos de los modelos de impuestos más comunes que debe presentar un autónomo:

  • Modelo 303: Corresponde a la declaración trimestral del IVA. Debe presentarse durante los veinte primeros días del mes siguiente al final de cada trimestre.
  • Modelo 390: Es la declaración resumen anual del IVA que se presenta durante el mes de enero del siguiente año natural.
  • Modelo 130: Es la autoliquidación del pago fraccionado de IRPF para aquellos que tributan en estimación directa. Se presenta trimestralmente.
  • Modelo 131: Es la autoliquidación del pago fraccionado de IRPF para aquellos que tributan en estimación objetiva, conocida como sistema de módulos. Se presenta trimestralmente.
  • Modelo 111: Es la declaración trimestral de las retenciones practicadas a trabajadores, profesionales o empresarios. Debe presentarse al final de cada trimestre.
  • Modelo 190: Es el resumen anual del modelo 111 que se presenta durante el mes de enero del siguiente año natural.
  • Modelo 349: Declaración informativa de operaciones intracomunitarias, es decir, ventas o compras realizadas a empresas o autónomos de otros países de la Unión Europea.
  • Modelo 100: Es la declaración anual del IRPF, que se realiza generalmente en los meses de abril a junio del año siguiente al que corresponde la declaración.
  • Modelo 202: Se trata de los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades y se presenta trimestralmente si el autónomo opera a través de una sociedad.
  • Modelo 200: Este es el modelo que se utiliza para presentar la declaración del Impuesto sobre Sociedades, donde las empresas reportan sus ganancias del año fiscal. Su presentación es anual y generalmente debe presentarse durante los 6 meses y 25 días siguientes al cierre del período impositivo, lo que normalmente coincidirá con el final del año calendario, es decir, se presenta a finales del mes de julio del año siguiente.

Estos son los más habituales pero pueden existir otros modelos en función del tipo de actividad, de operaciones específicas o de la ubicación del autónomo. Por ejemplo, hay un modelo de impuesto para la declaración de criptomonedas, otro para los bienes en el extranjero, o el modelo correspondiente al nuevo impuesto del plástico no reutilizable. Por este motivo, es recomendable contar con asesoramiento profesional cuando se trate de obligaciones tributarias.

Requisitos para deducir los gastos de un autónomo en la presentación de impuestos

Los autónomos pueden deducir una serie de gastos al presentar sus impuestos, reduciendo así su carga fiscal. Sin embargo, para que un gasto sea deducible, debe cumplir con algunos requisitos establecidos por la Agencia Tributaria. Estos son:

  • Estrechamente Ligado a la Actividad Económica: Es importante que el gasto incurrido esté directamente relacionado con la actividad económica que realiza el autónomo. Por ejemplo, los gastos de publicidad para promocionar el negocio, la compra de material y suministros necesarios, o los costos de formación relacionados con la actividad del autónomo son normalmente deducibles.
  • Exclusivos de la Actividad Económica: Hacienda suele rechazar gastos de herramientas que también son de uso particular (vehículos y móviles, entre otros). Es muy importante que estos bienes se usen solo para el negocio si se pretende que una parte de la inversión pueda deducirse.
  • Justificado: El autónomo debe ser capaz de demostrar la realidad de estos gastos. Para ello, debe conservar facturas o cualquier otro documento que justifique los gastos incurridos. Los tickets sin desglose de IVA o sin identificación del proveedor no son considerados como justificantes válidos.
  • Registrado: Todos los gastos deben estar debidamente registrados en los libros contables del autónomo.
  • Pagado: Es necesario que el gasto se haya efectuado realmente y que pueda demostrarse su pago.

Algunos gastos deducibles comúnmente aceptados incluyen los gastos de alquiler o hipoteca de locales comerciales, gastos de seguro, gastos de vehículo, gastos de suministros de oficina, entre otros.

Es importante buscar asesoramiento profesional para asegurarse de cumplir con todas las obligaciones fiscales y aprovechar todas las deducciones fiscales disponibles. Además, la lista exacta de gastos que pueden ser deducidos puede variar, por lo que es recomendable informarse bien y mantenerse actualizado con cualquier cambio en la normativa fiscal.

Subir